Encarnación

anuncia1

Y Dios miró a la tierra y, en su Misericordia, se compadeció de ti al verte en tus dudas, rechazos, apegos, chantajes, miedos, tristezas, dolores…entonces decidió sanarte y en María se encarnó. Desde ese momento Él se hizo igual a ti, excepto en el pecado. Se hizo alimento para ti y así resucitarte de la muerte. Si lo aceptas jamás te sentirás solo porque tendrás un  gran compañero que no te abandonará en el viaje apasionado de la vida.

Gracias María por tu sí que cambió nuestra suerte.

¿Fue estando en oración contemplariva
o cuando fuiste por agua a la fuente?
El anuncio te llegó de repente
cual divina emboscada sorpresiva.
Admirada por una tal misiva,
le interrogas al ángel dulcemente,
y él te responde, al punto, complaciente:
-“No temas, que es de Dios la iniciativa;
su Santo Espíritu tecubrirá
y su acción germinal obrará en tí,
y ese hijo que de ti nacerá
será el “Hijo de Dios”, llamado así.”
-“Soy su sierva y acepto, ahora ya,
que su Palabra, hoy, se encarne en mí.

José Luis Martínez SM

Publicado en Vida | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

Fiesta de la Misericordia Divina

jesus_divine_mercy2Su Misericordia me envuelve y penetra en lo más hondo de mi ser sanando todas las heridas que el pecado dejó en mí. Mi Señor es Misericordioso porque es Amor y no puede ser de otra forma.

Si meditas en su Misericordia infinita y te acoges a ella, entonces desaparecerán todas tus culpas y el corazón se te ensanchará con la alegría de la Vida.

María, vuelve a nosotros tus ojos misericordiosos porque contemplaron a Jesús en su Misericordia y por eso se llenaron de hermosura divina.

DIARIO DE SANTA FAUSTINA KOWALSKA

Publicado en MISERICORDIA | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

No existe la muerte

20140425184515_jesucristo-resucitado-33322En medio de los miedos y oscuridades de la muerte, una Luz muy fuerte movió la piedra que tapaba la sepultura de Jesús de Nazareth y, Él, que fue crucificado hasta morir y sepultado. venció a la muerte para Él y para todos nosotros si lo seguimos. Antes nos dejó muchos consejos para resucitar:

“Quien come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna y yo le resucitaré en el último día.” Juan 6, 54.

Entonces dirá el Rey a los de su derecha: “Venid, benditos de mi Padre, recibid la herencia del Reino preparado para vosotros desde la creación del mundo. Porque tuve hambre, y me diste de comer; tuve sed, y me diste de beber; era forastero, y me acogiste; estaba desnudo, y me vestiste; enfermo, y me visitaste; en la cárcel, y viniste a verme.” Mateo 25: 35 – 37.

Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios. Juan 3:33

Y uno de los malhechores que estaban colgados le injuriaba, diciendo: “Si tú eres el Cristo, sálvate a ti mismo y a nosotros”. Y respondiendo el otro, le reprendió, diciendo: “¿Ni siquiera temes tú a Dios, estando en la misma condenación? Y nosotros, a la verdad, justamente padecemos, porque recibimos lo que merecieron nuestros hechos; pero este ningún mal hizo”. Y dijo a Jesús: “Acuérdate de mí cuando vengas en tu reino”. Entonces Jesús le dijo: “De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso”.

Velad y orad para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil. Mateo 26:41

Publicado en Vida | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

Silencio

54442_N_13-10-12-23-40-48¿En qué piensas Tú, muerto, Cristo mío?
¿Por qué ese velo de cerrada noche
de tu abundosa cabellera negra
de nazareno cae sobre tu frente?
Miras dentro de Ti, donde está el reino
de Dios; dentro de Ti, donde alborea
el sol eterno de las almas vivas.
Blanco tu cuerpo está como el espejo
del padre de la luz, del sol vivífico;
blanco tu cuerpo al modo de la luna
que muerta ronda en torno de su madre
nuestra cansada vagabunda tierra;
blanco tu cuerpo está como la hostia
del cielo de la noche soberana,
de ese cielo tan negro como el velo
de tu abundosa cabellera negra
de nazareno.Que eres, Cristo, el único
hombre que sucumbió de pleno grado,
triunfador de la muerte, que a la vida
por Ti quedó encumbrada. Desde entonces
por Ti nos vivifica esa tu muerte,
por Ti la muerte se ha hecho nuestra madre,
por Ti la muerte es el amparo dulce
que azucara amargores de la vida;
por Ti, el Hombre muerto que no muere
blanco cual luna de la noche. Es sueño,
Cristo, la vida y es la muerte vela.
Mientras la tierra sueña solitaria,
vela la blanca luna; vela el Hombre
desde su cruz, mientras los hombres sueñan;
vela el Hombre sin sangre, el Hombre blanco
como la luna de la noche negra;
vela el Hombre que dió toda su sangre
por que las gentes sepan que son hombres.
Tú salvaste a la muerte. Abres tus brazos
a la noche, que es negra y muy hermosa,
porque el sol de la vida la ha mirado
con sus ojos de fuego: que a la noche
morena la hizo el sol y tan hermosa.
Y es hermosa la luna solitaria,
la blanca luna en la estrellada noche
negra cual la abundosa cabellera
negra del nazareno. Blanca luna
como el cuerpo del Hombre en cruz, espejo
del sol de vida, del que nunca muere.
Los rayos, Maestro, de tu suave lumbre
nos guían en la noche de este mundo
ungiéndonos con la esperanza recia
de un día eterno. Noche cariñosa,
¡oh noche, madre de los blandos sueños,
madre de la esperanza, dulce Noche,
noche oscura del alma, eres nodriza
de la esperanza en Cristo salvador!

Publicado en Cruz | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Consejo

Presentación1Permite a María mecer a Jesús en la cuna de tu corazón.        Jamás hallarás felicidad mayor.

Publicado en Felicidad | Etiquetado , , , | 1 Comentario