segundo y tercer misterio

Jesús tiene las manos atadas a la columna, una corona de espinas en su cabeza y las marcas de los látigos en su Cuerpo.
 
¿Por quien atarías tú las manos? "Mis manos están atadas" es una frase que traduce la entrega, la confianza en el otro, el fiarse….
 
La Corona de Espinas son todas las pequeñas y grandes cosas que los demás nos dicen y nos hieren. No permitas que pasen de tu mente a tu corazón. Como la corona de Jesús, que sólo estén en la cabeza porque entraron por los sentidos.
 
Los latigazos son los comentarios que escarban en las heridas del alma, súfrelas como Él, en silencio por amor.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Vida. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s