Mi Mamá…

Recuerdo que yo era muy pequeña, tan pequeña que no veía lo que había encima de las camas.
 
Un día crecí un poco y mis ojos se asomaron por encima de la cama de mis padres, y entonces… la vi.
 
Aquel rostro tan dulce me sonreía, ¡Era tan hermosa! Le pregunté a mi madre: ¿ Quién es? Ella me contestó:   Es tu Mamá del Cielo.  Quedé sorprendida y me preguntaba ¿cómo es posible? Pregunté de nuevo:  ¿Es una Mamá como tú?  Ella me respondió que sí.  Mi curiosidad iba en aumento ante esta nueva familia que no conocía.  
 
-Si es mi Mamá ¿por qué no vive con nosotros?
 
-Porque Ella vive en el Cielo.
 
-En el Cielo….¿y no va a venir a vernos nunca?
 
– Ella nos ve desde alli,  escucha lo que le dices y te ayuda
 
-Pero nosotros a ella no ¿verdad?  ¿no la podemos ver?
 
-Si que la veremos, cuando  nos muramos.
 
-¡Ufff, menos mal!
 
Cuando pasó más tiempo supe que era una copia de La Inmaculada de Murillo. Y ahora me preguntó donde está el Milagro:
 
En que en mi memoria quedó grabada esta conversación y toda la escena para siempre. Incluso recuerdo que yo llevaba un abrigo rojo y mi madre un vestido oscuro. 
 
O en que el 8 de diciembre de 2004 (150 aniversario de la proclamación del Dogma de La Inmaculada Comcepción )  mi Mamá del Cielo se llevó a mi mamá de la tierra y ahora tengo dos mamás en el Cielo.
 
Las cosas de Dios son sorprendentes. Este diálogo, que jamás se me olvidó, me marcó para siempre.
 
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Vida. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s