El centurión

Este hombre tenía que estar lleno de Dios, era humilde:
 
– Con los judios, les hiciera una sinagoga t era su amigo.
 
– Ante Dios, no es digno de ir a Él, no es digno de que entre en su casa, él: el humilde.
 
 
Amaba:
 
– A su siervo como a su hermano, pide por él como si fuera su familia. Pide a los que vayan a donde está Jesús y que le pidan la salud de su siervo. Creía en Jesús como Dios.
 
 
¿Como responde Jesús? Va hacia su casa, pero ante las palabras de los emisarios hace dos milagros:
-Cura al siervo y proclama en voz alta que no hat fe como la de este hombre en todo Israel.
 
 Después concede el segundo milagro:
 
 Duarnte siglos y en todo el mundo, todos los días sus palabras son repetidas en muchos idiomas y por muchas personas.
 
Dios siempre da más de lo que pedimos.
 
 
 
 
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Vida. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s