Dios

 

 

¿Quién es Dios?

 

   Dios no es solamente misterio, enigma, 

mago, ¡milagro!…

 

   Esta más bien caminando contigo, chocando

con tus cosas, manoseando tus pensamientos…

¡viviendo de tu vida!…

 

   Dios, es tus muchos poquitos de todos los

días…

 

   Es el que se acuesta todas las noches a

soñar en tu cama…

 

   Es el foquito de luz que se te enciende a cada

rato…

 

   Es el que sabe la cruz que te sirve… El cántaro

que puedes llenar… Y la misión que debes rea-

lizar…

 

   Es, el que te da siempre de más, para suplir

lo que hemos puesto de menos…

 

   Dios es el aguantador de todas tus miserias…

Y el que llamas desesperadamente para sal-

varte…

 

   El que te regala un barco, y te deja levantar

el ancla, soltar las velas, y manejar el timón…

Pero después te aprieta la mano, y te marca la

dirección…

 

   Dios es vida, más que teoría…

 

   Experiencia más que experimento… Senti-

miento más que técnica… Maestro, más que

castigador… Y amigo más que juez…

 

   Dios es el te exige perdonar a otros, para 

El poderte perdonar a ti…

 

   Es el que al soplar sobre tu alma, inventó el

milagro para no dejarte… importándole poco pasar

por la insignificancia de un pedacito de pan…

 

   Anda más, por huequitos y rendijitas, que por

espacios inmedibles y dudas insondables…

 

   Dios es el milagro de la vida… ¡Y el misterio 

de la muerte!

 

   ¿Quién es Dios?

Es el constructor del edificio… La huella del

camino… El armazón del mundo… ¡El sentido de

la vida!…

 

   Es ser invisible e impalpable que se deja

sentir… se deja oír… y se deja amar…

 

   Ese ese que te regala todos los dia la luz…

el aire… la vida… ¡Y te deja creer que la mereces!

 

   Dios es ese gran disparate lleno de sabiduría,

que tu llamas incógnita… Ese pequeño milagro

que te saca del apuro, y tu llamas suerte… Es esa 

agujita divina que cose tu vida, y tu llamas destino.

 

   ¡Es esa vocecita insistente que llevas dentro

y a veces quisieras desterrar de tu vida!

 

   Es el que pone su huella sobre la tuya, para

caminar juntos… ¡Y te deja sentir el orgullo de lo

que sembraste solo!

 

   Dios es el que recuerdas en tus desgracias…

Y olvidas en tu felicidad…

 

   Es eso que se te revuelve dentro y llamas

amor… Es eso, que te hace sonar muy alto, y

llamas inspiración… ¡Es eso que te enciende la

luz… y llamas acierto!

 

   Te roza con una espina, y lo llamas lágrima…

Te sonríe con una caricia, y lo llamas felicidad…

 

   Pero cuando te aprieta contra su corazón, y

te decides a mirarlo, no tienes más remedio que

llamarlo… ¡Padre!

Autora: Zenaida Bacardí de Argamasilla

Libro: Ramillete de Estrellas

 
 
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Vida. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s