Dios todo lo puede

 

Afánate… Y Dios pondrá lo que haga falta

Afánate en la tarea de tu vida.

Si puedes tejer, no enrolles el estambre.

Si puedes bordar, no zurzas.

Si puedes hilvanar, no desfleques.

Si puedes rematar, no dejes hilos sueltos.

Deja tu tierra bien compacta, bien cosida, bien preparada y “bien vivida”.

Afánate con el ganchillo de tus dones, con la aguja de tus empates y con el colorido de tus pinceles.

Afánate en la tarea de la vida:

Si puedes limar, no arranques.

Si puedes perdonar, no juzgues.

Si puedes servir, no cobres.

Y si puedes creer, no analices.

Haz lo más alto que puedas hacer.  Usa lo más perfecto que puedas encontrar.  Y ama lo más ancho que puedas extenderte.  Después de eso, pídele a Dios que te ayude y ponga lo que haga falta.

La vida es mala… pero hazme un hijo bueno.

El cántaro es pequeño… pero ponle un corazón grande.

El amor es corto… pero ponle una voluntad larga.

El camino es estrecho… pero ponle una ramificación ancha.

El caudal es escaso… pero ponle una desembocadura abundante.

El barco es inseguro… pero ponle un piloto firme.

El perdón es difícil… pero ponle una cicatrización rápida.

La tierra es seca… pero dale un rocío abundante.

La lágrima es amarga… pero dale un goteo dulce.

La cruz es pesada… pero dale un acomodo llevadero.

La montaña es muy alta… pero dame motivos para subirla.

La siembra es pobre… pero hazme un instrumento “útil”.

Las aspiraciones son bajitas… pero ponles velas altas.

La cosecha es escasa… pero ponle el fruto jugoso.

La siembra es un grano… pero ponle raíz para crecer.

El nido es una rosa… pero ponle un tronco por debajo.

El dolor es una lágrima… pero ponle una chispita de salvación.

La obra está naciendo… pero ponle tu savia para nutrirse.

La vida es pasajera… pero ponle un valor permanente.

Señor:   pon todo lo que haga falta.  Ayúdame a caminar la vida.  A saber proceder, saber situarme y saber dónde quieres que me ponga.

Dame luz para mirar, ciencia para entender, seguridad en el camino y fuego en las emociones.

Autora: Zenaida Bacardí de Argamasilla

Libro: Con las Alas Abiertas

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Vida. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Dios todo lo puede

  1. Blanca dijo:

    Gracias por tu visita y la frase que me has dejado, la copio y guardo…Qué Dios te bendiga!.Te dejo un regalo. 

    http://usuarios.lycos.es/corrientitafernandez/

  2. P dijo:

    Esta hermosa entrada que nos dejas, bien podría ser una oración que recitáramos a diario.Un abrazo. Pablo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s