Madre de Dios

misticarosa
Mira mi Niño, se hizo pequeño y está en mis brazos, Él se fía de mi y yo de Él porque sé que es Dios. Avanza, acércate a nosotros, ven a Él y verás las maravillas del Señor como yo las vi.  Si quieres tener a alguien que  te ayude, te consuele, te comprenda, te ame y te deje ser libre, entonces acepta el ofrecimiento que yo te hago desde mis brazos a los tuyos. Ven a comulgar a su mesa, verás como Él se hace pequeño también para ti, y se coloca en tus manos y en tu vida con confianza.  Es tan fácil  ser feliz  con Él.

                                                     María

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Vida. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s