La ira

 

La ira puede poseernos y derrumbarnos. Con ella podemos pecar contra los otros de palabra, pensamiento o acción. La ira nos nubla el pensamiento y nos dispara la agresividad. La ira nos aparta del Corazón de Dios.

Para vencer la ira necesitamos orar: “Pedid y recibiréis.” También necesitamos saber que Dios nos perdona y que debemos empezar por perdonarnos a nosotros  todo el daño que nos hacemos cayendo en el mal.  Debemos estar vigilantes, sobre todo en situaciones que nos llevan a discutir y desencadenar la agresividad.

“Padre, en el nombre de Jesús te pido que alejes de mi el pecado de la ira y que me llenes de paz y mansedumbre. Arranca de mi el orgullo, la soberbia, al amor propio que me hacen caer. Ayúdame a verte en los demás que comparten este mundo conmigo. Cuando sienta que la ira me invada, ayúdame a clamar: Jesús, en ti confío.. Gracias Señor por escucharme.”

Él vence mi ira

                                                                                                                                                                                                                                                                                

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Estilo de vida, Oración, Santidad, Vida. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a La ira

  1. Ana dijo:

    Yo siempre se lo pido. No sól que me alejede la ira, sino de todos los sentimientos que no son buenos.
    Saludos
    Ana

  2. Blanca dijo:

    “Jesús, en ti confío.. Gracias Señor por escucharme.”
    Gracias por esta entraa que nos conviene a todos. Un fuerte abrazo

  3. charito61 dijo:

    Amiga la ira no sirve para nada, siempre au que ir con la bondad. Besitos y bendiciones

  4. Betsi dijo:

    La ira se convierte en pecado gravísimo cuando nuestro instinto de destrucción sobrepasa toda moderación racional y, desbordando todo límite dictado por una justa sentencia, se desea sólo la inexistencia del prójimo.

    Son hijos de la Ira: el maquiavelismo, el clamor, la indignación, la contumelia, la blasfemia y la riña.

    Abrazos,
    Betsi.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s