María

 Estaban junto a la cruz de Jesús su Madre y la hermana de su madre, María de Cleofás, y María Magdalena.
 

Jesús, viendo a su madre y al discípulo a quien amaba, que estaba allí, le dijo a su madre: -Mujer, aquí tienes a tu hijo.  Después le dice al discípulo: -Aquí tienes a tu madre. Y desde aquel momento el discípulo la recibió en su casa. Juan 19, 25-27.

 

María está de pie ante el dolor y  no se rinde ante el sufrimiento Ella intenta sostener a su Hijo a la vez que pide a Dios su fuerza.

Yo, como Juan, quiero estar a su lado para oír de Jesús: “Mujer, aquí tienes a tu hija. Hija, aquí tienes a tu Madre” .  Y desde ahora recibo a María, como Madre, en mi casa.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Jesús, María, Vida. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a María

  1. Jorge dijo:

    Bendita tú que acoges con tal generosidad a la madre del Señor.

  2. Ana Azul dijo:

    Ella es nuestra madre, nunca nos abandona. Saludos
    Ana

  3. Inmenso tuvo que ser el dolor de la Virgen al pie de la Cruz. ¡Gracias!., Madre, Virgen de los dolores; tu dolor unido al de Cristo fue nuestra salvación.
    Un abrazo Maribel, te dejo en los brazos de la Virgen.

  4. Maria Luisa dijo:

    Por mandato divino, María es nuestra compañera de viaje.Acojámosla en nuestra vida, Ella no llega sola, sino que es la que abre la puerta para que entre Jesús.
    Como Purísima, yo también quiero dejarte en los brazos de María a quién tanto amas.
    Abrazos y bendiciones:María Luisa

  5. Blanca dijo:

    “Mujer, aquí tienes a tu hija. Hija, aquí tienes a tu Madre“ .
    Yo también quiero “vivir” esas palabras en que María se me da por Madre….Y saberme querida por Ella, guiada hacia la voluntad del Señor…Porque también cuando dijo .” Haced lo que El os diga”….Era para todos y cada uno de nosotros, los que le queremos seguir…
    Un abrazo
    http://www.isladesentimientos.es/

  6. Betsi dijo:

    Jesús entrega a la Humanidad a María por Madre en la persona de Juan. Esta entrega testamentaria de su Madre a la Humanidad, de parte de Jesús, fue el último acto mesiánico antes de sentir la conciencia de que todo estaba cabalmente cumplido.
    Jesucristo entregó su Madre a la Humanidad para que la Humanidad la cuidara con fe y veneración; y entregó la Humanidad a su Madre para que ésta la atendiera y la transformara en un Reino de Amor.

    A Jesús por María !!
    Abrazos,
    Betsi.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s