“Qué tome su cruz cada día”

Comentario del Beato Juan XXIII al Evangelio de hoy, San Lucas 9,22-25.

El amor a la cruz de mi Señor, me atrae cada vez más estos días. ¡Jesús bendito, que esto no sea un fuego de paja que se apague con la primera lluvia, sino un incendio que arda sin consumirse jamás! He encontrado estos días otra bella oración que corresponde muy bien a mis condiciones espirituales: “Oh Jesús, mi amor crucificado, te adoro en todos tus sufrimientos… Abrazo con todo mi corazón, por amor a ti, todas las cruces de cuerpo y espíritu que me llegarán. Y hago profesión de poner toda mi gloria, mi tesoro y mi satisfacción en tu cruz, es decir en las humillaciones, privaciones y sufrimientos, diciendo con Santo Pablo: «qué jamás me vanaglorie, si no en la cruz de nuestro Señor Jesucristo» (Ga 6,14). En cuanto a mí, no quiero otro paraíso en este mundo que la cruz de mi Señor Jesucristo “… Todo me hace pensar que el Señor me quiere todo para él, en el “camino real de la santa cruz”. Y es por este camino, y no por otro, que quiero seguirlo…
        Una nota característica de este retiro, ha sido una gran paz y una gran alegría interior, que me dan el coraje de ofrecerme al Señor para todos los sacrificios que quiera pedir a mi sensibilidad. De esta calma y de esta alegría, quiero que toda mi ser y toda mi vida estén siempre penetradas, por dentro y por fuera… Cuidaré de guardar esta alegría interior y exterior…
        La comparación de San Francisco de Sales que me gusta repetir, entre otras: “Estoy como un pájaro que canta sobre un matorral de espinas”, debe ser una invitación continua para mí. Por tanto, pocas confidencias sobre lo que puede hacer sufrir; mucha discreción e indulgencia juzgando a los hombres y las situaciones; me esforzaré por rezar especialmente por los que me hacen sufrir; y luego en toda cosa una gran bondad, una paciencia sin límites, acordándome de que otro sentimiento… no está conforme con el espíritu del Evangelio y de la perfección evangélica. Desde el momento que hago triunfar la caridad cueste lo que cueste, quiero pasar por un hombre cualquiera. Me dejaré atropellar, pero quiero ser paciente y bueno hasta el heroísmo.

Diario del alma

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cruz, Cuaresma, Oración, Papa y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a “Qué tome su cruz cada día”

  1. Blanca dijo:

    ” Cuidaré de guardar esta alegría interior y exterior…”
    Gracias, amiga. Un abrazo
    http://www.isladesentimientos.es/

  2. Jorge dijo:

    Amar la cruz. Cuánta profundidad en este mundo de superficialidad. Amar la cruz, dar gracias por nuestras cruces. Cuánta vida se encuehtra así. Un abrazo.

  3. Todos tenemos una cruz que debemos cargar, pero hay que hacerlo con humildad y fe, con la confianza de que el Señor nos lleva de la mano.

  4. Maribel, precioso lo que has puesto del B. Juan XXIII, tiene enseñanza para meditar en este tiempo de curesma, que él nos ayude desde el cielo a seguir su ejemplo.
    Un abrazo.

  5. pmartimor dijo:

    Tomar la cruz y vivir la debilidad junto con la fortaleza de espíritu. Como dije en una de las entradas: “doy gracias a Dios porque me hace débil, pues es en la debilidad donde me acerco a la humildad y la compasión”.
    Un abrazo.
    Pablo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s