Los cristianos en el mundo

“Habitan en sus propias patrias, pero como extranjeros; participan en todo como los ciudadanos, pero lo soportan todo como extranjeros; toda tierra extraña les es patria, y toda patria les es extraña.

Se casan como todos y engendran hijos, pero no abandonan a los nacidos. Ponen mesa común, pero no lecho. Viven en la carne, pero no viven según la carne. Están sobre la tierra, pero su ciudadanía es la del cielo. Se someten a las leyes establecidas, pero con su propia vida superan las leyes. Aman a todos, y todos los persiguen. Se los desconoce, y con todo se los condena. Son llevados a la muerte, y con ello reciben la vida. Son pobres, y enriquecen a muchos (/2Co/06/10). Les falta todo, pero les sobra todo. Son deshonrados, pero se glorían en la misma deshonra. Son calumniados, y en ello son justificados. «Se los insulta, y ellos bendicen» (1 Cor 4, 22). Se los injuria, y ellos dan honor. Hacen el bien, y son castigados como malvados. Ante la pena de muerte, se alegran como si se les diera la vida. Los judíos les declaran guerra como a extranjeros y los griegos les persiguen, pero los mismos que les odian no pueden decir los motivos de su odio.

Para decirlo con brevedad, lo que es el alma en el cuerpo, eso son los cristianos en el mundo. El alma está esparcida por todos los miembros del cuerpo, y los cristianos lo están por todas las ciudades del mundo. El alma habita ciertamente en el cuerpo, pero no es del cuerpo, y los cristianos habitan también en el mundo, pero no son del mundo. El alma invisible está en la prisión del cuerpo visible, y los cristianos son conocidos como hombres que viven en el mundo, pero su religión permanece invisible. La carne aborrece y hace la guerra al alma, aun cuando ningún mal ha recibido de ella, sólo porque le impide entregarse a los placeres; y el mundo aborrece a los cristianos sin haber recibido mal alguno de ellos, sólo porque renuncian a los placeres. El alma ama a la carne y a los miembros que la odian, y los cristianos aman también a los que les odian. El alma está aprisionada en el cuerpo, pero es la que mantiene la cohesión del cuerpo; y los cristianos están detenidos en el mundo como en un prisión, pero son los que mantienen la cohesión del mundo. El alma inmortal habita en una tienda mortal, y los cristianos tienen su alojamiento en lo corruptible mientras esperan la inmortalidad en los cielos.”

Carta a Diogneto, autor desconocido.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en cristianos, Vida y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Los cristianos en el mundo

  1. Blanca dijo:

    “Los cristianos habitan también en el mundo, pero no son del mundo”…
    Qué algún día pueda llegar a ser realidad lo que hoy es utopía…..Hasta los que practicamos la Religión e intentamos ser perfectos….Estamos muy atraídos por muchos ídolos….Es labor de toda una vida….Y por los méritos de Jesucristo, llegaremos donde El nos espera, que por nosotros solitos…Poco podemos…Solo Dios es perfecto….¡¡Qué Santa María, Madre de Jesús y también nuestra, nos lleve de su mano para que podamos “hacer lo que El nos diga”, como ocurrió en las Bodas de Caná.
    Un abrazo, amiga
    http://www.isladesentimientos.es/

  2. Vivir en el mundo con el corazón en el cielo.
    Donde tenemos nuestro tesoro allí está nuestro corazón.
    Si tenemos nuestro corazón en Dios, que es nuestro mayor tesoro, solo estamos en la tierra de paso y suspiramos por llegar a la plenitud en Cristo Jesús.
    Un abrazo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s