Esperanza de los hombres

Muchas veces la oración nos abre una ventana al paraiso. Hoy es uno de esos días en que la liturgia de las horas nos hace tocar el cielo.

Ando por mi camino, pasajero,
y a veces creo que voy sin compañía,
hasta que siento el paso que me guía,
al compás de mi andar, de otro viajero.
No lo veo, pero está. Si voy ligero,
él apresura el paso; se diría
que quiere ir a mi lado todo el día,
invisible y seguro el compañero.
Al llegar a terreno solitario,
él me presta valor para que siga,
y, si descanso, junto a mí reposa.
Y, cuando hay que subir monte (Calvario
lo llama él), siento en su mano amiga,
que me ayuda, una llaga dolorosa.
Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu,
por los siglos de los siglos. Amén.
Himno IV de la hora intermedia, página 868 del Diurnal.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Dios, Jesús, Vida y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Esperanza de los hombres

  1. Blanca dijo:

    Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu,
    por los siglos de los siglos. Amén

    Los Salmos son de una gran riqueza y también de gran belleza, amiga. También los Himnos de la L. de las HH. En eso coincidimos.
    Un fuerte abrazo
    http://www.isladesentimientos.es/

  2. “Invisible y seguro compañero”.
    Preciosa poesia, me gusta mucho, gracias por ponerla.
    Un abrazo

  3. pmartimor dijo:

    Tu vara y tu callado me sostienen…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s