¡Ay de mí si no Anunciare el Evangelio!

_flores_gif preciosa

Lleva a todos la buena noticia que tú sabes. No descanses de evangelizar porque es la tarea más hermosa que  puedes hacer y la mejor pagada. Habla a los demás de Dios. Nunca te canses de hacerlo. Lleva el mensaje de Jesús a todos. Recuerda que Él nos dijo: Id por todo el mundo y predicad el Evangelio. Anuncia que la muerte fue vencida por un hombre llamado Jesus que además es Dios.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Alegría, Amor, Apóstoles, Evangelio, Jesús, Santidad, Vida y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¡Ay de mí si no Anunciare el Evangelio!

  1. Este mensaje es muy hermoso:

    931. Hay un falso concepto de qué hace a un hombre o a una mujer santos ante Mis Ojos Miércoles, 2 de octubre del 2013, a las 22:15 hrs.

    Mi muy querida y amada hija, hay un falso concepto de qué hace a un hombre o a una mujer santos ante Mis Ojos.
    Muchas personas en el mundo encuentran la práctica de la Fe Cristiana difícil de abrazar, cuando se trata de la oración. Muchísimas buenas y bien intencionadas personas, hallan difícil sentarse silenciosamente en pacífica contemplación de Mis Grandes Lecciones, dadas al mundo, con el fin de hacerlos entender qué es esperado de ellos. Yo no hago grandes demandas. No fuerzo las almas a pasar horas y horas delante de Mí y sin embargo, Yo Soy muy feliz cuando las almas humildes lo hacen – pero es una cosa rara.
    Esto es cómo Yo desarrollo una relación íntima con todos los hijos de Dios. Necesito oír su pequeña voz llamándome, cuando a ustedes les gustaría compartir sus pensamientos privados, su tristeza, su alegría, sus preocupaciones, sus fracasos y su anhelo por Mí, para que Yo pueda hacerme presente y presenciado por ustedes.
    Nunca antes en la historia del mundo, Dios Se permitiría ser sentido, dentro de las almas de aquellos, que Lo buscarán ahora, a través de Mí, Su único Hijo. Por el Poder de Dios Padre, el Altísimo, Yo vengo ante incluso el más humilde, el más indigno, el más confundido, el más atormentado de espíritu, para darles el Don de atestiguar Mi Presencia. ¿Cómo lo hago? ¿Cómo sabrán que Yo Me comunico con ustedes? Yo los llenaré primero con las lágrimas de la conversión. Ustedes comenzarán a sentir gran tristeza, mientras reviven Mi Crucifixión. Ustedes comenzarán a ver la vida, incluso en las situaciones diarias, a través de Mis Ojos. Serán atraídos a otros, que ya han sido llenados con el Don del Espíritu Santo.
    Yo no elijo a aquellos, que ustedes creen que son más dignos, más santos, más bendecidos, más disciplinados, de que ustedes. Elijo solo a aquellos, que vienen a Mí en total humildad, en donde su propio libre albedrío ha sido voluntariamente abandonado por ellos, para que se convierta en Mi Voluntad.
    Si ustedes verdaderamente Me aman, conocerán la verdadera paz. Si verdaderamente Me aman, Me dirán esto a Mí:
    “Jesús Tu Voluntad es todo lo que importa. Mi libre albedrío es Tuyo. Haz con él como quieras.” Cuando un alma Me dice esto, ellas son unas verdaderas siervas Mías y son la razón, por la que puedo salvar al resto de aquellos, que son muy tercos para reconocer el significado de estar en unión Conmigo. Puedo hacer muchas cosas y crear muchos milagros, cuando el libre albedrío, dado a toda persona por Mi Padre, es ofrecido de vuelta a Mí, Su Hijo. Este es el mayor poder, que eliminará el poder de la bestia, cuando llegue al poder. Vengan a Mí y regalen su libre albedrío a Mi Padre, con el fin de traer libertad a la raza humana. Por favor recen esta Cruzada de Oración especial:
    Cruzada de Oración (123): El Don del libre albedrío a Dios
    Mi muy querido Jesús, escucha esta oración de mí, una indignísima alma, y ayúdame a amarte más. Por mi libre albedrío, yo Te ofrezco este Don de vuelta, querido Jesús, para que yo pueda convertirme en Tu humilde siervo y permanecer obediente a la Voluntad de Dios.
    Mi voluntad es Tu Voluntad. Tu Mandato significa que yo soy obediente a todos Tus deseos. Mi libre albedrío es Tuyo, para que hagas con él lo que sea necesario para salvar a todas las personas, por todo el mundo, que están separadas de Ti. Yo concedo este Don, que fue me dado a mí al nacer, a Tu Santísimo Servicio. Amén. Entre más comiencen a conocerme, más entenderán dos cosas: Mis Enseñanzas nunca han cambiado. Yo amo a todas las almas.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s