María y la corona

Scan

 Acaban de dar sepultura a Jesús. María envuelve en un lienzo la corona de espinas y se recoge en la casa de unos amigos. Allí, a la luz de Dios, mira este instrumento de dolor. Su mirada se pierde entre las espinas buscando la carne doliente de su Hijo. Su corazón se contrae  ante el pecado. Es el primer Viernes Santo por la noche; en la oscuridad en la que el mundo está sumergido María contempla y ora, espera y ama. Su fe en Dios es absoluta, Él que será Rey tenía una corona de espinas. Ella empieza a comprender que su Hijo reina sobre el dolor, el pecado, ¿la muerte? ¡Oh Dios mío! ¡Es verdad! reinará sobre la muerte. Va a volver ¡Aleluya!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Abandono, Alegría, Amor, Consolación, María, pecado, Viernes Santo y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a María y la corona

  1. Blanca dijo:

    Su fe en Dios es absoluta
    Un abrazo, amiga!!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s