Prepararnos para recibir a Cristo

María Mece

¿Cómo preparamos nuestros corazones para Tí, Jesús? ¿Estaremos preparados cuando aparezcas en el pesebre? ¿O nuestros corazones y mentes estarán tan ocupadas en nuestras preocupaciones diarias, que no estaremos preparados para recibir la esperanza y la gracia eternas?

¿Te reconoceremos? ¿O estaremos buscando un salvador hecho a nuestra medida? ¿Uno que será poderoso, que podrá gobernar el mundo por la fuerza, si es necesario? ¿estaremos demasiado preocupados por las cobranzas de las tarjetas de crédito, el desorden dejado por la fiesta familiar, mi aumento de peso, y todas las cosas que queremos comprar y hacer el próximo año?

¿Recorreremos una jornada a través de distintos paisajes y climas, sólo para entrever tu rostro? O, si es muy difícil llegar al pesebre, ¿volveremos a ver televisión una vez más, probar unos bocadillos, colocarnos ropa cómoda y dejarnos llevar por todo tipo de fantasías?

¿Cómo podremos preparar nuestros corazones para recibir al Cristo Niño?

Vinita Hampton

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Amor, Jesús, María, Vida y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Prepararnos para recibir a Cristo

  1. tornameto dijo:

    Reblogueó esto en omarantualy comentado:
    hermoso

  2. Blanca dijo:

    “En medio de una cultura y un mundo cada vez más secularizados, en el que el ser humano que suele tener miedo ante lo que Dios le pueda manifestar, María nos entrega en el misterio de la Navidad a su Hijo Jesús. Un Niño que no atemoriza ni inspira desconfianza, sino que por el contrario despierta en el corazón humano sus anhelos más hondos. El Niño Jesús en el pesebre nos señala actitudes importantes en nuestra vida cristiana, las propias de los niños: alegres, admirados ante la realidad y ante las personas, abiertos, generosos, transparentes, tiernos, espontáneos, carentes de malicia, confiados, bondadosos, limpios de corazón y sobre todo dóciles al Plan del Padre. ¿Cuánto no habrá conservado y meditado la Madre su experiencia de Niña ante las actitudes de Aquel que, siendo Dios verdadero, se hizo Niño por amor en su seno purísimo?”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s