Guíame, Luz Amable


Guíame luz amable, entre tanta tiniebla espesa.
¡Llévame tú!
Estoy lejos de casa, es noche prieta y densa,
¡Llévame tú!
Guarda mis pasos; no pido ver
confines ni horizontes, sólo un paso más me basta.

Yo antes no era así, jamás pensé en que
Tú me llevaras.
Decidía, acogía, agitado; pero ahora
¡Llévame tú!
Yo amaba el lustre fascinante de la vida y,
aún temiendo, sedujo mi alma el amor propio:
no lleves cuenta del pasado.

Si me has librado ahora con tu amor, es que tu luz
me seguirá guiando
entre páramos y lodazales, riscos y torrentes,
hasta que la noche huya
y con el alba estalle la sonrisa de los ángeles,
la que perdí, la que anhelo desde siempre.

     Oración del beato Cardenal Newman “Guíame, luz amable”

16 de junio de 1833   

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Oración, Vida y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s