Jesús en el desierto

untitled

Cuarenta días estuvo Jesús en el desierto. Allí se despojó de todo: familia, amigos. casa. dinero, seguridades y apoyos humanos, y allí se entregó, totalmente y de una forma perfecta, al Padre.

¿Cómo serían esos 40 días en el desierto? Yo me los imagino así: Jesús despierta con el amanecer y da gracias al Padre por el nuevo día. Se arrodilla y ora para que su alma respire. En ese diálogo de Amor de las tres Personas de Dios, tiene Él su alimento. El día de Jesús es oración y entrega a la voluntad del Padre. El sol se pone y Jesús, en la noche, se abandona en brazos del Padre para el descanso de su cuerpo. Da gracias por el día que pasó y cierra sus ojos. Así vivió el Señor 40 días y noches.

Con toda la fuerza interior que le dio la oración y el dominio de si nos enseñó como hacer frente a las tentaciones, como prepararse para trabajar en su Reino y como conseguir en esta vida las primicias de la salvación.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Abandono, Amor, Él, Estilo de vida, Jesús, Vida y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Jesús en el desierto

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s