En el Corazón de Él

índice
Tu dulzura, Señor, me maravilla.
Tu dulzura, Señor, me enardece para alcanzar las más altas cotas de la vida.
Tu dulzura, Señor, es mi meta.
Tu dulzura es miel en mi boca, es la música más hermosa jamás escuchada.
Tu dulzura es el atardecer soñado.
Tu dulzura será lo primero que veré en mi muerte, entonces no querré volver atrás a las pesadas cargas del alma.
Tu dulzura me enamora, me abrasa, me confunde.
Tu dulzura la amo.
Tu dulzura sana mis heridas.
Tu dulzura rompe las ataduras del mal.
Tu dulzura deja vacías las sepulturas.
Tu dulzura me acuna cuando ruge la tempestad.
Tu dulzura es mi amor.
La dulzura de Dios.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Abandono, Él, Corazón de Jesús, Dios y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s