2 de noviembre

cuatro velas en movimientoDespués del pecado vino la muerte.

Pero, la muerte del cuerpo es buena porque:

La muerte del cuerpo  puede permitirnos ver a Dios.
La muerte del cuerpo es la puerta del paraíso.
La muerte del cuerpo puede instalarnos en la felicidad.
La muerte del cuerpo nos lanza a los brazos del Amor.
La muerte del cuerpo nos rompe las ataduras del alma.
La muerte del cuerpo nos puede librar del peso del pecado.
La muerte del cuerpo nos cambia.
————
Si la muerte del cuerpo no fuera buena, Dios no nos llamaría por ese medio.
Además la muerte mala, la del ser humano integral, esa muerte fue vencida por Jesús.
No temamos a Dios cuando nos llame por nuestro nombre en el mejor momento para salvarnos. Vivamos cada instante con la mirada en Dios, escuchando su Palabra y alimentándonos de Él, así posibilitamos nuestra salvación.
Y si, en ese momento de nuestras vidas, todavía estamos apegados a algo de aquí, no temamos porque el Amor todavía nos da otra oportunidad: el Purgatorio, que se comunica con la tierra por esa maravilla que es la Comunión de los Santos.
Oremos siempre, y de forma especial hoy, por todos los hermanos nuestros que todavía purifican sus almas después de la muerte. 
Oremos también por todos los que viven alejados de Dios para que, antes de la muerte de su cuerpo, conviertan su vida estéril en amor reflejo de Dios.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Resucitar, Vida y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s