La espiritualidad de Carlos de Foucauld

El 1 de diciembre de 1916 Carlos entraba en el Corazón de Dios porque vivió en la tierra amando.   Dejo aquí la “Oración del abandono”:

 “Padre Mío, en tus manos pongo mi espíritu” Lc. 23,46.

“Es la última oración de nuestro Maestro, de nuestro Muy-Amado… que pueda ser la nuestra… Y que sea no sólo la de nuestro último instante, sino la de todos nuestros instantes.”                                                                      

chalice_and_paten_of_charles_de_foucauld

Cáliz y patena de Carlos de Foucauld, conservados por la comunidad de las Hermanitas de Jesús en Tre Fontane, Roma.

Padre mío, me abandono a Ti.
Haz de mí lo que quieras.
Lo que hagas de mí te lo agradezco,
estoy dispuesto a todo,
lo acepto todo.
Con tal que Tu voluntad se haga en mí
y en todas tus criaturas,
no deseo nada más, Dios mío.

Pongo mi vida en Tus manos.
Te la doy, Dios mío,
con todo el amor de mi corazón,
porque te amo,
y porque para mí amarte es darme,
entregarme en Tus manos sin medida,
con infinita confianza,
porque Tu eres mi Padre.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Abandono y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s