Solemnidad de la Inmaculada

inmaculada-morado

Santa María, Madre de Dios y, como rergalo grandioso de Jesús, Madre mía.

Aceptaste siempre la voluntad de Él, y así, a los pies de la cruz en la que clavado agonizaba Jesús, dijiste un sí rotundo y me aceptaste como hija. Ni una queja salió de Ti y al igual que en el resto de tu vida ante el no entender humano, Tú confiaste y me ensañaste como vivir: abierta a Dios, consciente de que me habita, despierta y vigilante, pisando la cabeza a la serpiente, mirando siempre a Dios.

“Oh María sin pecado concebida, ruega por nosotros, que recurrimos a Ti”

Anuncios
Esta entrada fue publicada en María y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s